Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Fanático del windsurf, Gonzalo casi no lamenta el escaso viento que encontró en su viaje porque la tabla fue suplantada rápidamente por otro elemento tan marítimo como fascinante: el snorkel. “Me pasaba horas y horas debajo del agua sin poder creer lo que veía”, comenta.

Imagen anterior
Imagen siguiente
El imperio del sol
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.