Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

«En muchas parejas es común que luego de tener hijos, la faceta sexy de la mujer tienda a desaparecer. Por suerte, no es mi caso. Nicolás respeta muchísimo mi trabajo y ni se le ocurriría decirme: ‘Ah no, ahora el baile del caño, no'».

Imagen anterior
Imagen siguiente
Más auténtica que nunca
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.