Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Dolores se muestra en todo momento como una “mamá cualquiera” que combina su agenda laboral con los horarios y exigencias de su muy masculina familia: Valentino, de 10 años, Salvador, de 7, Milo, de 5 y el nuevo muchachito en camino (Dolores acaba de entrar al séptimo mes de embarazo).

Imagen siguiente
«Soy la antítesis de la madre obsesiva»
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.