Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Rugosidad, asperezas y grietas. Para tratar la resequedad del pie hay que aportar lípidos, nutrir de manera profunda e inmediata, y la novedad son texturas no grasas y confortables, fáciles y agradables de aplicar, de rápida absorción.

Imagen anterior
Imagen siguiente
Protagonistas ocultos
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.