Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

La cocina fue el ámbito que más refacciones sufrió. Se le quitó espacio al pasillo de entrada y se agrandó. Así se logró incluso un pequeño lavadero. La pared del fondo, pintada de azul cobalto, brinda alegría en su contraste con los azulejos blancos en pico. Sobre la mesada de cemento alisado, unas jarras (Azora) y una bandeja lista para el té (Paul).

Imagen anterior
Frescura para dos
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.