Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Stromboli es la parada obligada para empezar la travesía por la región. Allí, en sus callecitas empedradas y de dos metros de ancho, llama la atención en lo alto la catedral con su cúpula de color rojizo.

Imagen anterior
Imagen siguiente
Islas Eolias: paraíso recóndito
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.