Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

“La primera vez que viajé a Nueva York no podía creer lo que estaba viendo. No me daban los ojos para apreciar semejantes edificios. Todo me llamaba la atención, y por suerte ya estaba aclimatada al caos de la ciudad por Buenos Aires, porque si no, me hubiera atropellado algún taxi”.

Imagen anterior
Exotismo misionero
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.