Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

«Me gusta mantener mi esencia y resguardar mi privacidad, mi casa, mis afectos, mi fulbito, ir a comprar el pan. Al contrario de mucha gente, yo me expongo lo mínimo y necesario. Mi viejo era muy carismático, campechano, muy querible, y me llevaba a hacer las compras y trataba al verdulero como al médico o al juez. Yo heredé ese carisma».

Imagen siguiente
Nuestro hombre: Diego Torres
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.