Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

MUCHA ONDA
Un cuarto pensado para esa edad intermedia en la que los chicos comienzan a transitar la adolescencia. Lo que destaca es, sin duda, el ploteado de la pared. La lámpara de hilos aporta un toque de color, al igual que los almohadones aguamarina. En el área de estudio, el escritorio flotante es secundado por una silla Jacobsen de base cromada.

Imagen anterior
Había una vez un mundo
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.