Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

MONÁRQUICO
El capitoné del respaldo, la araña con caireles y el empapelado con tintes románticos ayudan a que el cuarto se parezca al de una princesa. Además, para que no todo no sea tan formal, se le agregó una alfombrita colorida y unos espejitos circulares muy cancheros.

Imagen anterior
Imagen siguiente
Había una vez un mundo
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.