Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

14/09/2012

Sin categoría

“Soy como el viento”

Tiene un acento difícil de descifrar, por momentos se le escapa un “che” y cada tanto se cuela un “vale”. Con 41 años, 35 de ellos vividos en Madrid, volvió a trabajar a Buenos Aires para protagonizar el filme Infancia clandestina. Relacionado

Tiene un acento difícil de descifrar, por momentos se le escapa un “che” y cada tanto se cuela un “vale”. Con 41 años, 35 de ellos vividos en Madrid, volvió a trabajar a Buenos Aires para protagonizar el filme Infancia clandestina.

Archivado en: ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *