Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Leyzan Gayazova
acróbata del Cirque du Soleil

En Varekai, el espectáculo que se presenta por unos días más en Bs. As., deja boquiabierto al público con el número del aro danzante. Con sólo 26 años y una pequeña beba (Adelina) de 11 meses está instalada en la ciudad hasta que culmine la gira. “Es la primera vez que viajo con ella y es una experiencia fantástica, pero también muy sacrificada porque la nena tiene su propia agenda: se levanta temprano, por ejemplo, y yo termino los shows muy tarde”. La rusa está acompañada por su padre, que la ayuda en los quehaceres diarios y también cuenta con el apoyo de la compañía canadiense que tiene una guardería, una escuela y un comedor para los artistas que viajan con sus familias. Aparte, el circo alquila departamentos para quienes tienen chicos y de esta forma evitan la vida de hotel. Leysan espera con ansias finalizar el tour y reencontrase con su marido Joseph (técnico del espectáculo Sumanity) en Las Vegas. “El circo es una gran familia. Es más, hay niños por todos lados con los que Adelina puede juguetear. ¡El payaso tiene 5! Creo que si mi marido estuviera acá conmigo todo sería perfecto”.

Imagen siguiente
El amor es más fuerte
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.