Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

“Es increíble, pero en el teatro me siento como en casa”. Confiesa que para ello también tuvo que hacer un importante proceso de cambio interno: “Aún recuerdo el primer día que dejé a Eloy en casa para ir a trabajar. Salí a las 6 de la mañana y él aún dormía. Cuando volví a las ocho de la noche, lo encontré dormido. Ahí nomás, al lado de su cuna, me largué a llorar”.

Imagen anterior
Imagen siguiente
“Un hijo es una ola que te desarma”
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.