“Aprendí a no aferrarme a nada”

Alta, delgadísima, linda, relajada y de hablar pausado. Así es Guillermina Valdés, la mujer que acaparó toda la mirada de la prensa por ser nuevamente (tras un primer intento fallido) la pareja de Marcelo Tinelli. Decidida a rearmar su vida y a recuperar su lugar en el mundo de la moda, debuta como empresaria con su propia marca de calzado. A los 35, da vuelta la página y comienza a full una nueva etapa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *