“La clave está en cambiar siempre”

A los 37 años su imagen fresca parece haber quedado congelada. Danzas, Kung Fu y punta de diamante se incluyen en su historia estética. Y cada tanto se para frente al espejo para cortarse ella misma un poco la melena en su afán de reinventarse, tal como lo hace día a día como actriz, directora y mamá de Manu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *