Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

“Los hijos llegan para enseñarnos. Hay que trabajar con uno mismo.
Me pregunto muchas
veces por qué me maltrata, por qué me reprocha,
pero la adulta soy yo y no me voy a poner a llorar porque no me quiere abrazar. Hay que correrse del lugar de víctima.”

Imagen siguiente
Cecilia Roth: «No tengo ninguna certeza sobre el amor”
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.