Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

«Trabajar con Almodóvar es muy divertido pero sumamente exigente. No deja nada librado al azar y no existe la improvisación. Cada nota de la cortina musical debe entrar en el momento indicado y cada dedo debe moverse en el minuto y de la manera que él quiere. Su trabajo es absolutamente milimétrico. Es genial porque mientras ensayás, él hace todos los personajes; los actúa con ese gran histrionismo que tiene».

Imagen anterior
Cecilia Roth: «No tengo ninguna certeza sobre el amor”
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.