Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Daniela Cuchu Aizenstat

“No creo en las casualidades. Todo es sincrónico y causal. Incluso te puedo decir que estoy agradecida de lo que me pasó. Íntimamente sabía que mi cuerpo me iba a hacer parar”, reflexiona en un análisis sorprendente sobre su situación, viviéndolo como un recordatorio de la finitud.

Imagen anterior
Imagen siguiente
Las correcaminos
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.