Verano constante

Una casa alejada del trajín urbano propone en blancos y pasteles un estilo rústico y siempre chic, donde los detalles vintage, shabby y de demolición son los grandes aliados. Ambientada por su dueña, este refugio combina simpleza e inteligencia para crear una atmósfera idílica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *