Julieta Cardinali: “Aprendí a ser
menos tormentosa
y dramática”

Confiesa que no se parece ni un poco a la sufrida Camila de Farsantes. Es de las pocas actrices
que disfrutan de la madurez y de no vivir expuesta
y trabajando las 24 horas. Puede estar cuatro días encerrada en su casa y no morir de aburrimiento.
En esta nota, revela que el amor es su motor
y que le encantaría envejecer con alguien a su lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *