Experiencia de otros tiempos

¡Todo vuelve! el hábito de principios de siglo de someterse a una afeitada (además de un corte de pelo) en la peluquería es una costumbre que regresa. Locales temáticos y tradicionales en donde sentirse mimado es cosa de hombres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *