Ponerse los cortos

Sin días de frío extremo, el invierno reclama cambiar los abrigos más largos y pesados por otros menos extensos y con detalles de diseño, mucho más adecuados para esas interminables jornadas cosmopolitas que, de todos modos, nos pueden jugar una mala pasada con gran variación
de temperatura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *