“No extraño a la bomba sexy. Esa faceta ya fue”

Está en un momento personal inmejorable. Puede armonizar su trabajo como modelo con el de afianzada conductora de Gracias por venir, gracias por estar y la vida familiar, que alterna entre la rutina de ciudad y la que armó en Pinamar. Fresca y desenfadada, además de seductora, confiesa su amor desmedido por su hijo Mateo, al que planea
darle un hermanito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *