¡Tiempo para compartir!

La relación de una hija con su mamá tiene de todo: risas, enojos, rebeldías, permisos especiales y, sobre todo, mucho glamour porque no hay mujer a la que no le guste sentirse una princesa. Vestidos súper femeninos, abundantes flores, vaporosos volados, bordados originales y algo de brillo son ítems clave en el guardarropa de una y otra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *