“En mi diccionario no entra la palabra tristeza”

Actor, productor, escritor… Las etiquetas sobran para hablar de este eterno galán, que acaba de volver a la tele en la piel de un comisario que se enamora de una mujer mucho más joven que él. Acá, se confiesa como nunca: las tentaciones, los hijos, las drogas, y la búsqueda del aprendizaje constante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *