Refugio veraniego

Cerca del mar, y con una impresionante vista al natural, esta casa de costa esmeralda invita al descanso y a la meditación. Ambientes blancos, cálidos y rústicos son los pilares de un espacio ideal para desconectar con los ruidos y el caos de la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *