Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

A las praderas submarinas se debe el aspecto casi caribeño de las playas de Formentera. Ellas filtran el agua y protegen las costas de la erosión. El efecto asombra a todos los turistas que creían que era imposible encontrar semejante paisaje arenoso en el Mediterráneo.

Imagen anterior
El Caribe mediterráneo
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.