Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

“Las telas, las tramas, los detalles, los colores… Todo me interesó. Después de eso abrí un showroom muy a pulmón, dentro del taller donde pintaba, y ahí comenzamos a vender con mi amiga Tatiana Saal, mi actual socia, ropa que traíamos de los viajes. Era muy divertido, había una gran variedad de prendas y estilos.»

Imagen anterior
Imagen siguiente
“Ya es hora de volar por mi misma»
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.