Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

“Cuando estudié para chef fui a la escuela del Gato Dumas y cuando quise ser mago, fui a la de Adrián Guerra. Confieso que a pesar de mi novia, me enganché mucho más con la magia que con la cocina”.

Imagen anterior
“Soy un apasionado crónico”
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.