Miradas cómplices

Los chicos crecen y se ocupan de llenar su guardarropa con las prendas que más los identifican. Ellos se animan a los detalles vintage, mientras que ellas apuestan a darle un toque de rebeldía al vestuario. eso sí, cuidan que a sus looks nunca les falte color.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *