Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Al mismo tiempo que revaloriza la calidad de las escuelas de diseño en el país y el potencial creativo de los nuevos diseñadores, Ramírez reconoce que muchas colecciones locales son copia de otras extranjeras y hasta se anima a ir más allá al afirmar que incluso hay propuestas que son imitación de estas últimas. “¿De que sirve que tantos hayan estudiado y tengan ideas propias si se va a copiar lo de otros?”, se pregunta.

Imagen anterior
Imagen siguiente
Juntos para sumar
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.