Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Oderberger ofrece además diez salas de reuniones para conferencias. Estas eran las antiguas oficinas del natatorio. De estos ambientes sólo se conservaron las ventanas redondeadas. El arquitecto apostó a tonos más oscuros y muebles clásicos, pero con carácter.

Imagen anterior
Imagen siguiente
Berlín: Historia viva
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *