Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

«Creo que soy mi mejor compañía, mientras yo me tenga a mí, no me va a pasar nada (sonríe). Viví mucho tiempo sola y al día de hoy cuando mi hijo se va con el padre algunos fines de semana, mí mamá me llama y me invita a comer y ¡obviamente le digo que no!. Para mí el silencio es sagrado. A la mayoría de las mujeres que tenemos hijos, nos pasa eso. Por momentos no escuchar la palabra mamá es como estar en un spa».

Imagen anterior
“La soledad es un lujo”
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.