Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Además de sumar contemporaneidad al recorrido, piezas como la tapa de la versión americana de Vogue con Kim Kardashian, una nota editorial que Tom Ford publicó en la Vogue Francia con un modelo infantil, dan cuenta de cómo los diseñadores abrazan el concepto de “feo” como opción estética, alejándose conscientemente de nociones de belleza clásica. Es que el fin último de los curadores es provocar al público para que pueda pensar en torno a los límites del gusto.

Imagen anterior
Muestra de mal gusto
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.