Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

07/04/2017

Viktor & Rolf: la dupla de diseñadores que busca confundir

Por Fernando Gomez Dossena l Además de desorientar, adoran innovar y sorprender. Este es el lema de la dupla de holandeses que ya dejó su marca en la moda. Hace poco montaron una exhibición en un museo y lanzaron una nueva colección nupcial. De todo esto, más la creación en época de las redes sociales y del look de Máxima, hablaron en exclusiva con LUZ.

Dos en uno. Casi simbióticos. Así son Viktor Horsting y Rolf Snoeren los dos holandeses que conforman la dupla Viktor & Rolf. Están tan alineados en pensamiento que deciden hacer la entrevista juntos (casi a coro) y que las respuestas de cada uno sean la de ambos. Se conocieron en Ámsterdam mientras estudiaban y desde esa época son grandes amigos. En 1993 fundaron la marca que de a poco se hizo un lugar en la moda más que nada por sus creaciones de vanguardia. Llevaron casi al extremo las reglas del diseño profesional, montaron desfiles con puestas en escena cuasi teatrales y lanzaron hace 10 años la fragancia femenina Flowerbomb (más tarde le sumaron la versión masculina, Spicebomb). Estos son algunos de los hitos de la firma que -según ellos mismos afirman- está dispuesta a seguir sorprendiendo.
-¿Es muy difícil ser creativo en un mundo tan globalizado?
-Nos vemos a nosotros mismos como artistas de moda que buscan correr todo el tiempo sus límites. Creamos piezas autónomas como una manera de expresarnos y creemos que la originalidad es el motor del fashion. Nos gusta cuestionar todo, la moda, el sistema, las empresas, nosotros mismos… En un mundo tan veloz creemos que la autenticidad y la calidad hacen la diferencia.
-¿Cómo es el vínculo que tienen con las redes sociales?
-Utilizamos Facebook y Twitter para comunicar temas de marca, Instagram es un lugar que tenemos para la expresión más libre. Nos encanta porque funciona como un medio artístico de comunicación y nos sirve para explorar e inspirarnos. Cada temporada nos proponemos compartir nuestra colección de una manera intrigante a través de las redes.
-¿Es difícil jugar todo el tiempo a ser Les Enfants terribles de la moda?
-Para nada, es nuestra manera de trabajar.
-¿Cuál es su antídoto frente a la vulgaridad que prima en la actualidad?
-Cualquier cosa puede ser positiva y hermosa a través de la creatividad. De eso estamos convencidos. Nuestro trabajo comienza siempre con la reflexión, propia y de nuestro entorno. La moda es una fuente constante de inspiración.
-Entonces, ¿qué piensan de la teoría que dice que la moda ha muerto?
-Nuestro trabajo es a menudo autobiográfico, nos gusta comunicar una cierta complejidad. Como todos los seres humanos, tenemos muchas capas de emociones y pensamientos. Nos gusta confundir y preguntar. Mientras nos sintamos capaces de hacerlo, la moda está viva para nosotros.
-¿Cómo cambiaron los procesos de producción y creación desde sus comienzos?
-Nuestro proceso de trabajo no ha cambiado mucho a lo largo de los años. La única diferencia importante desde hace dos décadas es que, en lugar trabajar los dos solos en un pequeño piso de París, hoy tenemos un equipo fuerte que nos apoya y ayuda. Además, hace un tiempo sentimos la necesidad de reorientar nuestras raíces artísticas. Es por ello que nos olvidamos del ready to wear para centrarnos en la alta costura. Así logramos un mayor control creativo y mayor libertad.
-¿Qué porcentaje de su trabajo es de creativo y de empresario?
-En cierto modo nos acercamos a nuestro trabajo como arte. En nuestras mentes, la moda y el arte no son entidades independientes. Nosotros definitivamente no diseñamos para que nos vaya bien en los negocios, sino porque nos gusta hacerlo y no nos imaginamos haciendo otra cosa.
-¿Cómo imaginan el futuro de la empresa?
-Hay que estar atento, siempre prometemos misterio y sorpresa.
-¿Cómo influyen los Países Bajos en su marca?
-Ámsterdam representa la intimidad para nosotros y es un refugio seguro para trabajar en nuestros proyectos y colecciones. Nos permite centrarnos en nuestro proceso creativo y trabajar dentro de la comodidad de nuestro propio diseño. Es nuestra burbuja.
-¿Qué les parece el look de la Reina Máxima?
-Tiene una gran estilo, pero más que nada irradia carisma.
-¿Cómo definirían a la mujer Viktor & Rolf?
-Escultural, surrealista… el twist V&R. Podríamos describirla como una chica con glamour conceptual y provocativo. Nos esforzamos por crear y transformar una belleza espectacular con un elemento de elegancia inesperada.
-¿Cuál es la definición de estilo para ustedes?
-Ser elegante significa ser uno mismo. Es fácil si uno sabe quién es y no tiene miedo al qué dirán.
-Sus creaciones y desfiles tienen siempre un toque dramático, ¿les gustaría crear el vestuario de un filme o una obra de teatro?
-Sin dudas, de un espectáculo del Cirque du Soleil.
-¿Tienen cuentas pendientes como marca?
-Sí, crear una línea de maquillaje.

Piezas de museo

Viktor & Rolf Fashion Artists es el nombre de la muestra que los holandeses acaban de levantar en la Galería Nacional de Victoria, Australia. Además de piezas conceptuales de video los diseñadores exhiben 40 prendas de alta costura que tienen un significado especial para la marca. “Un museo proporciona la experiencia opuesta a la sensación de la pasarela, en donde uno es rápido, móvil, temporal y en exclusiva; en cambio, la expo es estática, democrática y accesible a largo plazo”, comentan los creadores que describen la muestra con tres adjetivos: icónica, llamativa y escultórica. “De esta manera queremos compartir nuestra noción de wearable art (arte que se puede vestir) a todo el público”, aseguran.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *