Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

12/04/2017

Dulces Pascuas

Por Pablo Steinmann lPara Romina Rodríguez, chef pastelera de La Reserva Sofitel Cardales, celebrar las Pascuas con un menú especial es mucho más que un desafío.

Su infancia transcurrió en Pilar, rodeada de primos y hermanos que aprovechaban cada fiesta familiar -Navidad y Pascuas en primer lugar- para reunirse alrededor de mesas que prácticamente no tenían fin ni comienzo. “Para mí las Pascuas representan eso, la unión de toda la familia”, comenta. Formada en el IAG, la chef vivió durante ocho años algo alejada de los suyos en la provincia de Santa Cruz, trabajando para el lujoso hotel (propiedad de la familia Kirchner) Alto Calafate. En 2008, luego del nacimiento de su primer hijo, decidió regresar a sus pagos pero sin un empleo fijo en carpeta. “Pensaba trabajar desde casa, sin moverme demasiado pero un buen día llegó la propuesta de La Reserva y no lo dudé dos veces”, cuenta. Allí pasó “por todas las cocinas”, hasta que el destino dijo lo suyo.

“Me acuerdo que había preparado un hermoso buffet froid para festejar el Día del Niño y de repente me avisan que el chef pastelero no podía llegar, que había que reemplazarlo urgente”, señala. A partir de aquel día, y tras varios cursos especializados, los dulces fueron su fiel compañía. “Yo siempre digo que no hay nada más lindo que un postre. Une a todos los comensales y provoca esa última sonrisa de satisfacción que para un chef es algo realmente impagable”, sentencia. Desde hace años, Romina encabeza la tradición de Sofitel de hacer para estas fechas un huevo gigante, de más de 100 kg de peso. “Con este menú especial, no obstante, quisimos ir más allá y presentar unas Pascuas distintas, tanto en el uso de ingredientes como en la presentación. La idea fue apelar a la tradición pero con un toque moderno, como un relleno de zarzamora”, comenta. Sus recursos fueron todo un privilegio: la huerta orgánica del lugar y una serie de ingredientes y utensillos que serían la envidia de cualquier pastelero de lujo “Sé que hay un cierta tendencia de evitar los dulces, pero te juro que en mi cocina eso no se nota. Primero porque utilizamos muchos productos naturales  -y no tan calóricos- y segundo porque creo que cuando la gente sale a comer afuera, busca celebrar el hecho de ser agasajada. En definitiva de eso se trata todo esto”, concluye.

RECETAS

Huevos decorados en nido de chocolate

Bizcochuelo cubierto con crema de manteca

Mousse de chocolate blanco y corazón de zarzamora

Huevo relleno de trufas

 

Archivado en: , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *