Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

22/04/2017

Franco Masini: “Parecer más chico es una gran ventaja”

Por Fernando Gomez Dossena lEs el nuevo galán joven de la tevé y del teatro. A los 22 años pisa fuerte en el espectáculo a fuerza de talento, carisma y, por supuesto, miles de seguidores.

E ra la estrella del colegio secundario. Lo que más esperaba de todo el ciclo lectivo eran los actos de fin de año en los cuales siempre se ganaba los aplausos de todos los alumnos, padres y profesores. Nunca pensó que la actuación iba a transformar en su carrera hasta que un día el profesor de teatro de la escuela estaba armando el elenco para montar Ricardo III de Shakespeare y quiso que Franco la protagonizara. Él se moría de ganas de hacerlo y sus padres le dieron el visto bueno, al tiempo se anotó en un taller de arte escénico y a los pocos meses era uno de los actores/músicos de Peter Punk de Disney. Cuatro años con la banda le valieron miles de seguidores y algo de fama que estalló cuando fue parte del éxito televisivo Esperanza mía. Hoy su agenda reboza de trabajo: acaba de debutar en el musical Y un día Nico se fue (en El galpón de Guevara), en invierno se pondrá en la piel de Marco Polo (Teatro Maipo) en la obra que lleva el mismo nombre y es uno de los galancitos de Amar después de amar (todos los días a las 22:30 horas por Telefé). Y, como si esto fuera poco, tiene una banda con su hermana Milagros (20) llamada Té para tres.

-¿Cómo cambió tu vida con la popularidad?
-Primero la conocí con Peter Punk, pero todo estalló con Esperanza mía. Me gusta tanto actuar que no me importa la fama y lo que genera. Mi día a día cambió muy poco, pero me parece lindo caminar por la calle y que me pidan una foto, por ejemplo. Creo que igual es algo pasajero y eso hay que tenerlo bien en cuenta.

“Las fanáticas no me enloquecen tanto, aunque me preguntan si quiero ser su novio y demás. En un punto se enamoran del personaje público. Quiero conocer una chica que conozca al verdadero Franco”.

-¿Qué hacés en tu tiempo libre?
-Voy al cine, me encanta leer, compongo, me junto mucho con mis amigos… Siempre que puedo voy a almorzar a lo de mi abuela. Es como mi restaurante: me cocina lo que quiero y encima lo hace riquísimo, es un gran placer. Ella me espera y se pone feliz las veces que voy.

-¿Vivís solo?
-Sí. Me mudé hace dos meses.

-¿Y te las arreglás bien?
-Me cuesta mucho el tema de la cocina, es un problemón. Me defiendo haciendo asados, pero ni siquiera saqué el plástico de la cocina y no tengo ni una cacerola. Confieso que pido mucho delivery y que también me traigo vianda de la casa de mi abuela (risas).

-¿Te llevás bien con la soledad?
-Al principio me fue bastante raro, pero ahora lo estoy disfrutando muchísimo.

-Parecés menos edad de la que tenés…
-Sí, entro a un boliche y me piden siempre el documento. Es una gran ventaja. Cuando sea viejo voy a aparentar menos años. No me molesta para nada.

-¿Qué responsabilidad te da tener tantos seguidores (1,3 K en Instagram) en las redes sociales?
-No pienso demasiado porque me estresaría. Tampoco quiero generar contenido para tener más followers o para que una marca me pague. Comentarios hay buenos y malos, pero hay que aprender a no darles importancia. Mi idea es mostrar mi día a día y si a alguien le gusta que lo mire y sino que no me siga.

-¿Las fanáticas te enloquecen?
-No es tan así (risas). Aunque me preguntan si quiero ser su novio y demás. En un punto se enamoran del personaje público. Quiero conocer una chica que conozca al verdadero Franco.

-¿Cómo es?
-Relajado y familiero.

-¿Estás de novio?
-Soltero, tranqui y muy bien.

-¿Te enamorarías de una fanática?
-(Piensa). No lo descarto, si fluye no me importa si es fan o no.

-¿Te gusta un tipo de mujer predeterminado?
-Sí, perfil bajo, tranquila, familiera… básicamente parecida a mí.

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *