Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

12/05/2017

Conocé al sucesor de Nacho Figueras

Por Malen Lesser | Luke Bracey es la nueva promesa de Hollywood. No se reconoce muy coqueto y dice que la aventura y el amor por lo que hace son su combustible.

S eductor delante y detrás de cámara, Luke Bracey (27) es, sin embargo, un hombre sencillo. Creció entre las olas australianas surfeando y jugando al rugby con amigos, hasta que se lo tomó en serio, y pensó en hacer de ese deporte su profesión. Pero un golpe de suerte o la vocación por correr el riesgo de sus 19 años, torcieron ese destino. Aceptó participar en una audición para un show de televisión, incitado por el padre de un compañero de colegio que lo producía. El resto fue vértigo y adrenalina pura. Luego de romper récords de audiencia en Australia con Home and Away y enamorarse de la actuación, en 2011 fue elegido para su primer película, Montecarlo, protagonizada por Selena Gómez. El filme lo introdujo en la industria y Luke se mudó a Los Ángeles para nunca detenerse. Llegaron G. I. Joe 2 y Westside en el 2013. Al año siguiente, November Man junto al mítico actor de 007 Pierce Brosnan, y Lo mejor de mí. Más tarde, Yo, tú él y la remake de Break Point en 2015, dónde se dio el gusto de rodar escenas de peligro en paisajes exóticos en 11 países. La lista seguirá, pero él no tiene ansiedad alguna. “Soy paciente y me gusta construir lentamente, de esa forma el crecimiento siempre es más sólido“, cuenta.
Por último, se distancia de la frivolidad de Hollywood y asegura que es posible formar parte de la Meca y del mundo de las marcas de belleza con la premisa de resaltar la belleza natural sin estridencias ni obsesiones. Apuesta firme a que este muchacho dará que hablar en Hollywood.

-¿Qué es lo mejor y lo peor de ser un galán?
-Para comenzar me avergüenza un poco que me cataloguen así. Estoy viendo a mis amigos de Australia, parados en la esquina, riéndose de mí mientras me preguntan esto. Me siento, un poco tonto. Solía ser un jugador bastante malo de rugby profesional de aspecto horrible y desarreglado, pero creo que lo que no quiero es que me encasillen, porque en realidad disfruto actuar. Y no de estar en pose todo el tiempo, no creo en trabajar para gustar a los demás. Uno tiene que estar cómodo y feliz consigo mismo, aún cuando sos actor de cine (risas).

-¿Cómo es el contraste de tu vida anterior en Australia con ésta se superestrella?
-Es cierto que antes me levantaba, chequeaba si el mar estaba bueno para surfear y si era así pasaba el día en la playa y esa era mi termómetro diario. Ahora no puedo planificar nada y no sé en dónde voy a despertar, si en Budapest, París, Montecarlo o Berlín. Si alguien me hubiera contado que esto iba a pasar no le hubiera creído. Soy un afortunado y trabajo a diario para merecerlo. Sé que una vez tuve la oportunidad y la abracé con fuerza. Hoy vivo un sueño. Soy muy bueno ahorrando así que lo que gané en mis inicios lo invertí en mi formación, mi propósito es ser cada vez mejor actor, no es un camino rápido.

-¿Cómo fue trabajar con Mel Gibson? ¿te ves como una gran estrella como él?
-Sí, sería fantástico. Admiro en él que es un magnífico narrador de historias, no hay manera de que puedas estar en este negocio si no tenés esa capacidad, y resulta inspirador ver gente que hace tantos años pertenece a la industria y le pone la misma pasión que cuando empezó. Ese fuego que vi en él, ojalá sepa conservarlo a lo largo de mi camino. Y eso va en conjunto con la humildad, nunca olvidar porqué fue que comencé a actuar. Qué chispa me encendió por dentro la primera vez que lo hice.

-Y para no extrañar los deportes extremos firmaste como imagen de Polo Red Extreme
-Siempre me atrapó la adrenalina, es mi combustible, junto con el amor por lo que hago. Surfear una inmensa ola, volar con un arnés para una película, caer de un aeroplano, eso me nutre. Y aunque el universo de las marcas puede ser intimidante, cuando lo conocés, te encontrás con personas que aman lo que hacen y creen en lo que la marca transmite, ven ese espíritu en vos y así siento que todo encaja. Es un verdadero honor ser el rostro de una marca como Ralph Lauren, reconocida en todo el mundo, con el antecedente de grandes como Chirs Hemsworth, aunque cuando me confunden digo que soy su versión descafeínada (risas).

-¿Cuán coqueto sos?
-En cuanto a productos, estoy aprendiendo ahora que estoy cerca de este maravilloso universo. Un aroma puede resaltar cómo te sentís o una crema ayudarte a lucir la piel sana pero veo a veces que en Hollywood todos quieren lucir como superhéroes perfectos y es ridículo. Creo que está bueno cuidarse, hacer ejercicio, disfrutarlo mental y físicamente pero sin exagerar. Al fin del día, somos actores y el cuerpo es nuestra herramienta. Pero mis referentes no son super hombres. Robert Redford es súper masculino y apuesto. O Clint Eastwood, ellos no necesitan verse perfectos para atraer o ser guapos.

-¿Estás de novio?
-Sí, muy enamorado, pensando en hijos algún día, aunque habría que ver el modo en todo este caos bastante inestable que es la vida del actor. No por el momento.

Archivado en: , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *