Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

28/05/2017

Gal Gadot: La nueva Mujer Maravilla

Por Pablo Steinmann | Nació en Israel, donde fue modelo y soldado. Seductora y pacifista, habla de su vida de madre y heroína a días del estreno del filme.

Su nombre en hebreo significa “ola”, una suerte de irónica sentencia para quien nació lejos del mar (en la ciudad israleí de Rosh HaAyin) y siempre añoró con vivir del surf. Se consoló, de todos modos, con una variedad casi infitinta de deportes. Hoy, a sus 32, sigue quemando calorías de varias maneras, en el gimnasio, obviamente, y también en muros de alpinismo, su hobby más reciente. Su figura, claro, siempre fue envidiable. El modelaje fue su puerta de entrada a la fama, primero como Miss Israel (y casi Miss Universo) y luego como modelo, compartiendo campañas y desfiles con la top más famosa de su país: Bar Rafaeli. Para el público israelí, no obstante, ella siempre llevará las de ganar, ya que a diferencia de la ex de Leonardo Di Caprio, Gal no quiso nunca saltearse el servicio militar obligatorio de su país. Prestó servicio dos años (de los 20 a los 22), como soldado de las Fuerzas de Defensa de Israel. “Aprendí muchas cosas ahí, sobre todo disciplina y respeto, dos valores que me ayudaron mucho en mi carrera. Y también en mi vida”, declaró luego, cuando ya era una joven promesa de Hollywood. A la Meca del espectáculo llegó casi por casualidad, cuando uno de sus bookers envió un video suyo al casting global de 007 Quantum of Solace. Estuvo cerca de ser una chica Bond, pero la también exótica Olga Kurylenko fue la que finalmente se quedó con el papel. Gracias a esa audición, sin embargo, llegó a convertirse en la sexy Gisele en la saga Rápido y Furioso. “El director del casting me lo confesó mucho tiempo después: había quedado impresionado con mi manejo de las armas”, contó entre risas en una entrevista televisiva. Curiosidades del destino, conoció a su marido, un ex soldado israelí, lejos de cualquier ámbito castrense. “Fue en un retiro naturista en medio del desierto. Era todo yoga, chakras y comida saludable hasta que de repente lo vi a él y quedé como hechizada. Desde ese mismo momento supe que se trataba del hombre indicado. No me importó que fuese 10 años más grande que yo, apenas me pidió una cita acepté encantada. Dos años después de eso nos casamos”, relató a la revista Glamour. Hoy tienen dos hijas juntos, Alma (5) y Maya, de apenas 4 meses, con quienes van a todos lados. Varias de esos paseos y viajes pueden verse a diario a través de la cuenta de Instagram de Gal (@gal_gadot), que ya se acerca a los 5 millones de seguidores. Muchos de ellos, claro, aparecieron cuando la actriz fue confirmada como la nueva y esperadísima Mujer Maravilla, un rol para el que se barajaron todo tipo de nombres y proyectos. Su debut en ese papel fue hace un año, en la película Batman vs Superman, junto a Ben Affleck y Henry Cavill. Ahora, el próximo jueves, llegará por fin el estreno de su propio filme, que narra el origen de la heroína más emblemática del universo DC. “Confieso que de chica no era una gran seguidora del cómic pero sí retengo muchas imágenes de la serie protagonizada por Lynda Carter. Ella es todo un ícono. Muchos dicen que es una mujer luchadora y fuerte como yo pero debo confesar que en lo personal, prefiero el amor, el diálogo y el entendimiento a la lucha”, comentó en la presentación del largometraje, a la vez que señaló: “Celebro que un personaje femenino tenga tanta importancia en Hollywood aunque siento que aún nos queda un largo camino por recorrer para que el sexo y el género no sean factores relevantes. Sinceramente, no sé si alcanzaremos este ideal algún día. Espero que así sea, básicamente porque la vida sería mucho menos complicada y más disfrutable para todos, para los hombres también, por cierto”, sentenció.

“En el servicio militar aprendí muchas cosas ahí, sobre todo disciplina y respeto, dos valores que me ayudaron mucho en mi carrera. Y también en mi vida”,

-Los fanáticos alabaron tus escenas como Mujer Maravilla en Batman vs Superman. ¿Te ayudó eso a la hora de encarar ahora su propia historia?
-Si bien me sentí muy honrada y feliz por la recepción que tuvo mi papel en aquella película, la verdad es que intenté despojarme de todo a la hora de encarar esta nueva aventura. Si tratás sólo de complacer a la audiencia en algún punto terminás perdiendo tu propia verdad. Y también la del personaje. No se puede agradar a todo el mundo siempre. Eso es algo que aprendí hace mucho y agradezco tenerlo tan presente.
-¿Qué parte fue la más trabajosa de tu entrenamiento para el rol?
-Supongo que la acumulación de horas y ejercicio fue lo más arduo. No es que sólo iba al gimnasio y listo. Trabajaba ahí dos horas con pesas, después debía hacer otras dos de equitación y después de eso, volver al gimnasio para seguir con el entrenamiento de artes marciales. Así, seis días a la semana. Fue extenuante de verdad. Recién a los dos meses y medio de hacer esa rutina comencé a disfrutarla. Al menos a no padecerla tanto (sonríe).
-¿Cómo te llevaste con Chris Pine, que interpreta a Steve, el gran amor de Diane, en el filme?
-Muy bien. Chris trajo al set algo indispensable para cualquier grupo de trabajo: el humor. Es realmente un tipo muy gracioso y creo que eso ayudó mucho a la hora de lograr una química interesante entre nosotros. Fue un placer trabajar con él.
-Gracias al rodaje, conociste la Costa Amalfitana, en Italia. ¿Qué tal fue esa experiencia?
-Espectacular. El comienzo del rodaje fue en Londres, ciudad de la que estoy profundamente enamorada pero debo admitir que hacía bastante frío, y estaba más gris que nunca. Luego de eso, cuando el verano ya comenzaba, todo el set se mudó a Italia y fue algo increíble. Ir a filmar sabiendo que nos esperaba el mar y un sol brillante era muy especial. Además, ahí filmamos una de las escenas más épicas que jamás haya visto antes: más de cien hermosas y aguerridas mujeres juntas, montadas a caballo y preparadas para librar una gran batalla. Fue inolvidable.
-¿Cómo hiciste en Londres para paliar ese frío con tu traje de Mujer Maravilla?
-No fue fácil. Por suerte, estuve siempre rodeada de gente cuya misión era mantenerme lo más abrigada posible. Me traían mantas y estufas después de cada escena (ríe).
-¿Qué sentís te deja este personaje? ¿Y qué desearías dejar vos?
-Uff… Desde  el comienzo de esta aventura siento una gran emoción por poder traer de nuevo a un personaje tan emblemático como este. Es algo que me llenó de nervios desde el vamos y estoy feliz de haberla interpretado así. Por momentos me sentí como una pequeña nena mirando el Everest desde abajo y sintiendo que debía escalar todo eso. Y bueno, lo logré. Eso me hace muy feliz, siento que todo ese cúmulo de sangre, sudor y lágrimas valió la pena. Tenemos una historia genial entre manos, que tiene de todo: acción, romance y un mensaje de amor y esperanza que me parece calará hondo en mucha gente.

 

 

Un pensamiento en “Gal Gadot: La nueva Mujer Maravilla”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *