Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

25/06/2017

S.O.S. Kit para cuidar el pelo teñido

Por Fernando Gomez Dossena | Cada vez más jóvenes se animan a probar nuevas y estridentes tonalidades y aquí te contamos cómo cuidar el cabello frente a este maltrato prematuro.

Estalló el color. Y el cabello (y las mujeres) se hicieron amigas de un montón de tonos que antes ni por error se hubieran animado a usar. El rubio platinado, el ceniza, el violeta, el rosado, los azules y hasta el verde ganaron terreno en los últimos años y ya nadie se da vuelta sorprendido al ver una chica technicolor caminando por la calle. ¿Por qué? El tono de pelo se volvió un accesorio de moda que suma o resta al look total. Primero fueron las cantantes extranjeras, luego las actrices argentinas se sumaron a la tendencia y hoy hay miles de chicas jóvenes que se animaron a probar un nuevo color.

Es furor más que nada entre adolescentes y jóvenes adultas, pero… el problema es cómo queda el cabello cuando es maltratado con tinturas desde tan temprana edad. Si bien existen muchos productos 100 por ciento naturales, sin parabenos ni amoníacos el uso de tinturas siempre afecta a la calidad y salud de la fibra capilar y del cuero cabelludo. En el mercado las opciones para teñirse son cada vez más amplias: henna, los tonos temporales, los tono sobre tonos, los semi permanentes, las mechas, los barridos o el balayage (especie de reflejos).

“Un cabello sano está protegido por una capa externa de células muertas llamada cutícula y un film hidrolipídico que protege esa cutícula de la deshidratación. Las tinturas afectan a ambos y provocan que las escamas del cabello puedan levantarse. El agua contenida naturalmente se evapora logrando deshidratación, pérdida de brillo y suavidad. El pelo se vuelve frágil y quebradizo”, explica la dermatóloga Cristina Pascutto de los laboratorios Pierre Fabre.

En tanto, el tricólogo Miguel Ángel Cisterna, asesor técnico científico para Natura, señala: “Los pigmentos de la tintura pueden adherirsea la superficie del cuero cabelludo despertando el sistema inmune y generando alergias expresadas en picazón, enrojecimiento, ardor, inflamación y descamación. El proceso de coloración va quintando las cutículas de la superficie del cabello y posibilita la rotura de la corteza, aumentando la fragilidad, el desgaste y el corte definitivo de la fibra capilar. Entonces, el cabello se vuelve áspero y poroso”. Es por todos estos motivos que el cuidado prematuro y correcto se vuelve muy esencial. Además de la utilización de shampoos y bálsamos especializados para teñidos, los expertos recomiendan sumar por lo menos una vez por semana tratamientos capilares hidratantes y humectantes y/o ampollas específicas.

“El pelo teñido requiere un cuidado adecuado a sus características, si es graso, seco, mixto o está dañado. Usar productos ricos en vitaminas, nutrientes y antioxidantes para la hidratación y prolongación del color es vital para la salud del pelo”, aconsejan desde la firma Biferdil.

Por su parte, Pascutto añade: “Es necesario un tratamiento específico para reparar la fibra capilar, hidratar, nutrir y compensar los efectos de la oxidación, aportar suavidad, evitar la caída por quiebre y fijar el color”. “Tampoco hay que abusar de los productos aliados y cambiarse el color cada 15 días”, apuntan desde Biferdil, quienes a su vez, presentan una nueva línea llamada Tecnología de acción múltiple Biocolor 0% amoníaco que es coloración permanente en crema formulada con aceite de Argán y quinoa sin amoníacos y libre de gluten. En tanto, Cisterna advierte que en el último tiempo se desarrollaron cosméticos y tinturas con alta tencología de uso confiable y sin efectos secundarios, pero que siempre hay que prestar atención al tipo de cabello de cada tratamiento y mejor siempre dejarse aconsejar por un coiffeur con conocimientos en colorimetría.

“Es muy relevante prestar atención a la calidad de las tinturas que se compran o que se consumen en un salón ya que los pigmentos deben ser buenos y la formulación debe garantizar la estabilidad”, señala el tricólogo, el mismo que para culminar advierte que no existen colores más dañinos que otros.

“Los cambios si pueden ser progresivos, mejor. Y si la idea es hacerse un aclaramiento a un tono muy alto o una decoloración en época de verano hay que prestar mucho atención ya que sin la debida protección y cuidado puede virar al amarillo de aspecto artificial y muy opaco”.

 

1.Tratamiento capilar revitalizante ($242, Natura Plant).
2. Máscara reparadora con girasol ($800, Kiehl´s).
3. Shampoo Pro V restaurador ($88, Pantene).
4. Baño de crema con aceite de Argan ($124, Biferdil).
5. Bálsamo con ácido hialurónico ($145, Capilatis).

 

6. Acondicionador restauración ($88, Pantene).
7. Bálsamo con extracto de granada ($197, Klorane).
8. Shampoo para cabellos teñidos ($410, Alfaparf).
9. Máscara capilar (Capilatis).
10. Tratamiento Capilar reparación total ($87, Elvive).

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *