Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

23/07/2017

“La sonrisa es el mejor accesorio”

Por Florencia Rodríguez Petersen | La hija de Anamá Ferreira deslumbra en las pasarelas locales e internacionales. A los 23, entiende que las rutinas de belleza son tan importantes para lucir bien como cultivar un estilo propio.

“Cuando hice mi primer desfile, hace ya ocho años, me dí cuenta de que esto es algo que disfruto y en lo cual quiero seguir creciendo. Poco tiempo después me convertí en imagen de Silkey Mundial y eso fue un paso importante en mi carrera: empecé a viajar por todo el país y a participar en charlas de belleza”, cuenta Taína Laurino Ferreira integrante del staff de Multitalent Agency. “Por mi trabajo, la piel y el pelo están muy exigidos”, comenta como justificando el por qué de sus rutinas diarias de cuidados. “Continuamente cambio de maquillaje, uso diferentes productos y viajo bastante razón por la cual la piel tiende a resecarse. En ese contexto es muy importante mimarla ya que, como me dijo una vez mi dermocosmiatra, uno no debe abusar de la juventud”. Limpieza profunda, hidratación e iluminación son tres pasos imprescindibles para la joven modelo, hija de Anamá Ferreira y Ricardo Laurino. “Siempre ví a mi mamá cuidarse y desde los 15 años que trabajo en esto. Aprendí que uno debe estar siempre atenta, no hay edad para eso. Mi rutina es clave en el día a día: después de la ducha me pongo un tónico, una crema humectante (tanto en la cara como en el cuerpo) y luego alterno entre aceite de coco y una crema que protege de las manchas. Esto lo repito a la mañana y a la noche. Además, llevo siempre en la cartera agua termal que me aplico unas tres veces durante la jornada ya que aporta frescura. Y, por supuesto, uso protector solar siempre, incluso en invierno… En todo momento digo que la mejor crema antiage es el filtro solar”, remata al tiempo que reconoce que el principal estímulo para ser responsable en este ámbito es ver cómo estos cuidados repercuten en su cuerpo.

“Los gustos me los doy con los dulces. Hay postres que no puedo evitar. Por ejemplo: la créme brûlée en París, siento que estar en Francia y no pedirla es como un delito”.

Taína complementa los cuidados cosméticos con una buena alimentación: su dieta abunda en vegetales orgánicos. “Me gusta comer de todo. Es más, cuando viajo siempre intento probar cosas nuevas. Desde pequeña me acostumbré a comer muchas frutas y verduras así que siempre hay hortalizas en las comidas y algo de pescado, que me gusta más que las carnes rojas; evito las gaseosas y tomo mucha agua para estar siempre hidratada”, señala y confiesa: “Los gustos me los doy con los dulces: como un bombón de chocolate o comparto con una amiga un volcán de dulce de leche. Y hay postres que no puedo evitar. Por ejemplo: la créme brûlée en París, siento que estar en Francia y no pedirla es como un delito. No me privo de las cosas que me gustan pero sí contrarresto con actividad física. Es la forma de tener un equilibrio y poder comer lo que uno quiere”, afirma con tono cómplice. Considera clave estar en movimiento y por eso, al menos tres veces a la semana, encuentra un hueco en su agenda para practicar tenis (deporte que ama), bailar o hacer una hora de entrenamiento funcional de la mano de Mario Petraccaro, su personal trainer. “Es divertido y dinámico. Hacés ejercicios aprovechando tu propio peso y trabajás todos los músculos”, detalla.

De novia hace dos años con Georgie Neuss (hijo del empresario Germán Neuss), Taína exclama: “Me gusta estar con una persona con la que me entiendo, alguien con quien nos podamos acompañar. Estoy convencida de que el amor es el principal motor del mundo”. A la hora de pensar en el futuro, y aunque todavía es joven, se proyecta como madre. “No me gusta poner fechas, porque uno nunca sabe lo que va a pasar, pero pienso que a partir de cierta edad si uno está al lado de la persona indicada para formar una familia y se siente bien a nivel personal, es buen momento para tomar la decisión. Soy hija única, así que me gustaría tener por lo menos dos niños”, cuenta.
Más allá de las pasarelas y las campañas, la moda es un mundo que la apasiona. “Viajo mucho a Italia, me invitan a desfiles de casas como Armani y Bottega Veneta. Me gusta conocer de la moda internacional” -cuenta- “Este es un mundo apasionante en el que las personas se juntan para crear. Cuando puedo hago cursos de marketing y comunicación de moda que me permiten conocer la otra cara del fashion: cómo llega un producto a ser un éxito o cómo las marcas planean las colecciones teniendo en cuenta la ciudad en la que se va a presentar. Eso me parece interesante, uno puede informar y trasladar todo lo que descubre en el mundo sobre tendencias y estilos de vida”.

“Si una mujer se siente bien es poderosa: nadie ni nada puede frenarla. Una mujer puede ser alta, baja, flaquísima o de contextura grande pero si tiene una buena actitud, es imparable”.

En este contexto, valora el trabajo de los influencers que de modo ágil y dinámico comparten lo último de moda, gastronomía y cultura a través de las redes sociales. “Instagram y Twitter hacen que la comunicación vuele a una velocidad increíble y el fenómenos de las influencers permite que mucha gente pueda saber qué se usa y cómo llevarlo. Sirve para generar ideas creativas”, afirma. Taína dice que la personalidad es clave. Considera que no hay que seguir cualquier tendencia sino usar lo que a cada una le gusta más, tener un estilo personal. “Cada una tiene su parte sexy, algo que la hace sentir bellísima. Si una mujer se siente bien es poderosa: nadie ni nada puede frenarla. Una mujer puede ser alta, baja, flaquísima o de contextura grande pero si tiene una buena actitud, es imparable. También repito siempre que la sonrisa es el mejor accesorio, no importa cuán arreglada estés si le sonreís a la vida y a vos misma”, concluye. –

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *