Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

26/08/2017

Matthew McConaughey: “Es divertido jugar a ser el Diablo”

Por Pablo Steinmann | Fue uno de los pocos actores de Hollywood que habló a favor de Donald Trump y ahora se anima a mostrarse como un enigmático villano en el filme La Torre Oscura.

Un monje. Eso podría haber sido Matthew de haber cedido a sus impulsos adolescentes. “En 1988 me fui un año de intercambio a Australia con el Rotary Club. Ahí decidí hacerme vegetariano, empecé a correr casi diez kilómetros al día y abracé el celibato como medio de vida. Pensaba que mi destino era ser monje. Finalmente volví a Texas y me inscribí en la facultad en la carrera de Radio, Televisión y Cine con la que finalmente llegué a la actuación. Lo único que sí mantuve de esa época fue el acento australiano. Durante años mucha gente llegó a pensar que yo era de ahí”, contó entre risas a la revista Playboy, cuando su nombre ya era sinónimo de éxito y prestigio. Una dupla, vale decir, que no lo acompañó -ni de cerca- en sus comienzos, cuando sumaba trabajos de lo más dispares -desde Tiempo de matar, a Experta en bodas y Sahara– sin demasiada repercusión. O al menos no de la buena.

Todo eso cambió a partir de 2012, cuando una feliz seguidilla de títulos (con Dallas Buyers Club a la cabeza) lo colocó en el centro de la escena. Y le otorgó un Oscar, premio que jura nunca estuvo en su “bucket list” (lista de pendientes) pero que celebró a lo grande. Católico desde muy chico, y reacio a hablar de política, el actor se ganó este año varias antipatías cuando frente a las cámaras de la BBC se despegó de la mayoría de sus colegas y declaró: “Hollywood tiene que aceptar a Donald Trump. Es nuestro presidente. Ha llegado el momento de que lo aceptamos y nos demos un apretón de manos para poder construir algo durante los próximos cuatro años. No importa si a lo largo de estos meses has estado en desacuerdo con él. Ha llegado el momento de pensar cómo ser constructivos”, subrayó. Padre de tres hijos (todos con la modelo brasilera Camila Alves, de quien afirma sentirse “hechizado”), Matthew acaba de volver al cine con un personaje bastante singular para su carrera: el del “Hombre de Negro”, un enigmático y malvado mago que se transforma en el villano absoluto de La Torre Oscura, la película que se estrenó el jueves pasado en nuestro país y que se basa en la larga saga homónima escrita por el gran Stephen King. “Me agradó mucho la idea de trabajar en una película que podría derivar en una franquicia y ser de los que estuvieron en ella desde el comienzo. Espero que eso ocurra”, afirma él.

-¿Esa fue la principal razón por la que aceptaste este papel?
-Sí. Por eso y porque además me sentía plenamente listo para trabajar en un filme fantástico. Tengo mucha experiencia en dramas terrenales pero casi nada en ese género. Si bien tuve otras ofertas de franquicias fantásticas que ya existen, lo cierto es que todas ya andaban por el segundo o tercer episodio. No las quiero nombrar, incluso las he visto, me agradan mucho, pero los personajes que me ofrecían eran como una modificación a una franquicia exitosa. Así que permanecí en espera y llegó La Torre Oscura, que sin dudas es muy original.

“Hollywood tiene que aceptar a Donald Trump. Es nuestro presidente. No importa si a lo largo de estos meses has estado en desacuerdo con él. Ha llegado el momento de pensar cómo ser constructivos”

-No hiciste muchas cosas sobrenaturales…
-Exacto, lo más sobrenatural en lo que participé es Interstelar, pero es un género distinto. Así que estaba preparado para tener una diversión de otro mundo. Y cuando leí el personaje del Hombre de Negro, pensé que si bien no se trataba del Diablo, bien podía llegar a serlo. ¿Cómo no aceptar algo así? Es muy divertido jugar a ser el Diablo.
-Parece que disfrutaste mucho del papel…
-Así es. Y Stephen King me dio mucho material con los libros. El guión y todo lo que estaba ahí formaron un gran fundamento, así que dije: “Bien, es hora de dejar fluir la imaginación”.
-¿Hablaste con Stephen King?
-Sí. Obviamente, no es que estuvo en el rodaje todos los días, pero tuvimos un interesante intercambio de ideas por mail. Nunca trató de inmiscuirse en mi personaje sino que me dio toda la confianza del mundo. El filme, además, no es una adaptación al ciento por ciento del primer libro de la saga La Torre Oscura sino que se trata de una amalgama de piezas de varios de esos libros.
-¿Cuáles son tus adaptaciones favoritas de libros de Stephen King?
-Me fascinó el trabajo de James Caan y Kathy Bates en Misery. Y también disfruté mucho cuando vi El resplandor, de Kubrick. Nunca fui un gran lector y no seguí el trabajo de King como lo haría uno de sus fans. De hecho nunca leí esas novelas ni otras parecidas. Pero las películas son grandiosas, inolvidables. Espero que esta también lo sea.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *