Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

30/09/2017

Juan Sorini: “Me dejo llevar por el deseo y no reniego”

Por Fernando Gomez Dossena l Se confiesa ermitaño, obsesivo y “muy pisciano. Así es este actor de 33 años que la semana que viene debuta con un protagónico muy hot en la película Desearás al hombre de tu hermana.

Después de una década dedicada a la actuación llegó su gran momento: ser protagonista del filme Desearás al hombre de tu hermana (que se estrena el próximo jueves) y nada más y nada menos como el galán por el que mueren tanto Pampita como Mónica Antonópulos. Juan fue modelo y rugbier profesional en su Rosario natal hasta que se decidió por la actuación. En Buenos Aires trabajó junto a Antonio Gasalla en la obra Más respeto que soy tu madre, pero ganó mayor popularidad (al margen de su figura) cuando fue el petisero gay que enamoró a Juan Minujín en la comedia Viudas e hijas del rock and roll. Hoy, espera ansioso las repercusiones de este filme hot (que ya levantó polvareda porque lo calificaron para mayores de 18 años), con el cual desea mostrarse más como actor.

-¿Qué te atrajo de tu personaje en la película, además del elenco y la propuesta?
-Mi personaje, Juan Rojo, es un pervertido, pero a su vez es muy divertido. Me atrajo jugar con ese costado oscuro. Donde Juan pisa, queda la marca: tiene magnetismo, es hipnótico, perverso, manipulador. Lo opuesto a mí, que soy más bien tímido y un poco retraído.

-¿Cómo te llevás con el deseo? ¿te dejás llevar por él?
-Sí, demasiado, pero no reniego de eso. Más que nada en el plano de la vocación, mi deseo por actuar es muy fuerte y es un gran motor en mi vida.

-¿Y en lo personal?
-Soy cerebral y racional. Pero, después tengo el otro extremo de la impulsividad: puedo hacer un desastre en un segundo y después arrepentirme. Generalmente cuando doy vueltas es porque no estoy seguro de lo que quiero hacer o tengo miedo.

-¿Y en el amor?
-Depende mucho del otro. Puede aparecer una chica que me cierre mucho y no me deje fluir u otra que me haga fluir perfectamente y me relajo. De alguna u otra manera, mal o bien, termino yendo después de tantas vueltas.

“Soy cerebral y racional. Pero, después tengo el otro extremo de la impulsividad: puedo hacer un desastre en un segundo y después arrepentirme. Generalmente cuando doy vueltas es porque no estoy seguro de lo que quiero hacer o tengo miedo”.

-La película es muy hot, ¿cómo fue protagonizar esas escenas con Mónica Antonópulos y Pampita?
-¡Se les van a caer los calzones a todos! (risas). Podría ser burdo o grosero, pero no es así, es hermoso cómo se ve. Todas las escenas de sexo cuentan algo, y hasta hay algunas que te arrancan una carcajada. Las primeras tomas son las más difíciles, después se vuelven todas las actrices como primas hermanas. Llegó un momento que todo el mundo había visto todo y había plena confianza y nada de vergüenza.

-¿Cómo ocupás tu día?
-Cada uno es una sorpresa. Cuando no tengo rutina estoy súper desordenado. Soy muy inquieto, me la paso leyendo, buscando información de temas que me interesen, mirando entrevistas. Pienso que todo lo que uno ve o consume sirve. Y tengo miles de agendas en donde tomo nota, a veces vuelvo a ellas y leo cosas que cobran valor. Corro todos los días y de vez en cuando vuelvo a entrenar con algún maestro mío actuación buscando un espacio para probar cosas nuevas. Me gusta ir a confundirme y equivocarme.

-¿Sos solitario?
-¿Se nota? (risas). Sí, no querría ser tan solitario. Hace 8 años que vivo solo, desde que me mudé de Rosario. Soy más bien retraído. De todas maneras lo disfruto mucho, aunque es contraprudecente, debería encontrar el equilibrio, pero eso es díficil. Más para alguien como yo que no tiene grises, paso de estar solo a convivir en una semana. Es bien de pisciano (risas).

-¿Te las arreglás bien viviendo solo?
-Sí, soy un neurótico, muy ordenado y bastante obsesivo. Si existe un desorden en mi casa, tiene un orden para mí.

-¿Volvés mucho a Rosario?
-No, me cuesta mucho. Y encima allá está toda mi familia y mis amigos.

-¿Por qué no, entonces?
-Cuando voy es un raíd enloquecido para encontrarme con todo el mundo. Amo la ciudad, pero me cuesta mucho, me retrotrae a otra época de mi vida. Me remite al pasado, a cuando no había encontrado mi vocación, y era un momento complejo para mí.

-¿Qué deseás a nivel personal y profesional?
-No puedo escindir ambas cosas, en cuanto empiezo a encontrar la serenidad en el trabajo, comienzan a aparecer otras cosas en mi vida muy interesantes, quizá esta vez sea una mujer para empezar a compartir mi vida.

 

El fenómeno Pampita

“Que Carolina sea la protagonista me parece un hallazgo, confieso que tenía mis reparos, pero tuvo una entrega profesional impresionante”, cuenta Juan y agrega: “Tuvimos mucha química y buen vínculo. Me abrió las puertas de su casa, conocí a su novio y nos hicimos muy amigos”. Respecto a los comentarios de sus conocidos y familiares sobre la modelo y actriz Sorini afirma: “No abrí el juego. La gente quiere saber todo de ella, presenta mucha curiosidad. Entonces para que no afecte mi trabajo y desempeño como actor me blindé y me guardé todo para mí”, sentencia.

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *