Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

02/10/2017

¡Alerta niños! Lo que hay que saber sobre la dermatitis atópica

Por Fernando Gomez Dossena l Tiene un nombre que asusta, pero esta afección no es grave y su tratamiento suele ser bastante sencillo y eficaz. Afecta por lo general a bebés y desaparece normalmente en la pubertad. Claves para detectarla y tratarla.

¿Qué es?
No se considera una enfermedad, sino más bien una condición inflamatoria frecuente, no contagiosa, de evolución crónica y que puede presentar momentos de exacerbación y remisión dependiendo de factores genéticos y medio ambientales. Predispone a los pacientes a tener piel seca, que pica y con tendencia a generar eccemas bien visibles.

¿Cuáles son los síntomas?
Prurito que da lugar a manchas rojas, piel seca, picazón y presencia -en casos más severos- de eccemas. Por lo general aparece en las mejillas, el tronco, los brazos, los pliegues y en la zona del pañal en bebés. En situaciones más graves puede manifestarse lo que se conoce como queratosis fulicular, una especie de “piel de gallina” permanente o manchas sútiles de color blanco denominadas Eccematides acromiantes.

¿Cuáles son sus causas?
No está detectada la causa fehaciente, sin embargo existen datos que muestran que hay cierta predisposición a sufrirla en determinados casos: Si ambos padres sufren rinitis o asma es muy probable que el niño tenga dermatitis. El clima frío es favorable al desarrollo de la condición, así como las ciudades con altos niveles de contaminación. Las mujeres son más propensas a sufrirlo, así como los hijos de madres en edad avanzada.

¿Cómo detectarla?
No se necesita realizar ningún análisis o estudio particular, simplemente concurriendo al pediatra o a un dermatólogo se detecta enseguida esta condición inflamatoria.

¿A quiénes afecta?
El cuadro predomina en niños, aunque puede aparecer en adultos. El 65 por ciento de los casos comienza antes del año de vida del bebé. Existen casos de dermatitis atópica que aparecen luego de la adolescencia, y en estas situaciones es más complejo arribar al diagnóstico porque hay que realizar estudios complementarios para descartar otras afecciones. Se calcula que la probabilidad en adultos es de 1 a 3 por ciento.

¿Puede “curarse”?
Al ser una condición genética es atópica toda la vida. La mayoría de los casos se resuelve durante la infancia, pero no se puede asegurar que tenga “fecha de vencimiento”. Muchas veces regresa un tiempo después pero con presencia más leve. Entre el 75 al 90 por ciento de los pacientes mejora después de la pubertad.

¿Cuáles son los recaudos a tomar?
Las medidas a tomar deben ser cotidianas y son bastante sencillas. Por empezar, hay que minimizar el contacto con factores irritantes y aplicar a diario productos hidratantes. La humectación se puede llevar a cabo con cremas, bálsamos, leches y con sustitutos de jabón como los aceites de ducha o syndets. Tras el baño (que no debe durar más de cinco minutos y ser realizado con agua tibia) es recomendable secar la dermis sin frotar y aplicar inmediatamente el producto humectante. También se pueden humidificar los ambientes, evitar los cambios bruscos de temperatura y no calefaccionar en exceso. Lo mejor es no exponer al niño a un fumador, ya que el humo hace que su piel se irrite, así como evitar el contacto con determinados alergenos como ácaros que suelen estar en alfombras y peluches. La lana y las fibras sintéticas no son amigas de las pieles atópicas, en el caso de uso se debe evitar el contacto directo con la piel.

¿En qué consiste el tratamiento?
Además de todos los recuados antes mencionados se deben aplicar regularmente porductos adecuados para este tipo de piel para que la dermis esté humectada la mayor parte del tiempo así se evita el resecamiento y la aparición de picazón y eccemas. Cuando el caso es grave los corticoides en crema son fundamentales para el tratamiento.

¿Cuáles son los avances científicos vinculados a la dermatitis?
Ante todo se conoce a fondo cómo y por qué se produce y esto permite desarrollar herramientas para mejorar la condición. Una gran noticia fue poder determinar el rol que tiene la barrera cutánea y la xerosis y que el microbioma juega un rol preponderante en esta afección. En el último tiempo se descubrieron productos que funcionan como mediadores de la inflamación que sirven como “salvadores” y calmantes para los menores que padecen dermatitis atópica.

 

Para tratarla

1. Exomega Crema ($390, A-derma).
2. DA Control Loción Corporal ($587, Eucerin).
3. Lipikar Stick AP ($439, La-Roche Posay).

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *