Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

08/10/2017

“Todas las frases hechas sobre la maternidad, ¡son reales!”

Por Fernando Gomez Dossena l La modelo y actriz, es parte de la novela Golpe al corazón y de la obra teatral Como el culo. Aquí, cuenta cómo se las arregla con tantas ocupaciones, cómo cuida a su pareja y por qué elije la libertad a los límites a la hora de criar a su hija.

Todo va a depender de mi hija que está con un cuadro febril. Sólo la saco de casa si está un día entero sin temperatura”, avisó María del Cerro (32) cuando le propusimos hacer esta tapa. Obviamente, y por suerte, la nena se recuperó y llegó perfecta al día de la producción. “Mamá, vamos a hacer las fotos de Mila”, fue la frase, así en tercera persona, que la pequeña simpática no se cansó de repetir. Entusiasmada eligió todos los vestidos que le había traído la productora de moda y se dejó peinar y poner hebillas imitando a su madre, figura de la agencia Multitalent. A “Mery” (como la llama todo el mundo) se la notó todo el tiempo muy relajada, pero a su vez pendiente de su hija, a la que hoy disfruta al máximo en su tiempo libre, ya que está grabando la novela Golpe al corazón (Telefé) y actuando en la obra éxito Como el culo (teatro Tabarís).
-Desde Casi ángeles que no hacías una tira, ¿qué te tentó para regresar con Golpe al corazón?
-El año pasado fue hermoso pero muy intenso por mi participación en Bailando por un sueño. Me tomé vacaciones y en febrero me llamaron de Telefé para tener una reunión con Quique Estevanez (el productor), me encantó el proyecto y tenía muchas ganas de volver a la actuación porque desde el embarazo de Mila que no hacía nada vinculado a la interpretación. Entonces enseguida le dije que sí.

“Soy consciente de que no tengo nada en especial, que hay miles de chicas más lindas y talentosas que yo; así que me siento bendecida y trato de estar en eje para entenderlo todo
el tiempo”.

-Hacés de una enfermera, ¿qué te gusta del personaje?
-Es interesante meterme en la piel de alguien que se desempeña en una clínica, es un desafío actoral, me gustó conocer ese mundo que desconocía, entender qué le pasa a una enfermera y lo que vive en el día a día. Observé mucho y me interioricé, es un trabajo muy lindo.
-En el medio de tanto trabajo, apareció la propuesta de sumarte al elenco de la obra Como el culo en lugar de Florencia Raggi…
-Sí, se dio magicamente. La propuesta me llegó a través de Marcelo de Bellis, que trabaja en la obra y en la novela. Dudé mucho, me cuesta decir que no, pero les dije a mi pesar que sentía que no iba a poder, al mes volví a llamarlos y acepté. ¡Zafé que no habían convocado a otra! (risas).
-¿Cómo hacés para conjugar tanto trabajo más tus tareas de madre y pareja?
-¡Mirá mis ojeras! (Risas). Trabajo todos los días de la semana, es bastante agotador y cuando tengo tiempo libre lo aprovecho a fondo para estar con Mila. También entiendo que nada es eterno, o sea que disfruto de esta etapa repleta de trabajo, más que nada en esta profesión que es tan inestable. Soy consciente de que no tengo nada en especial, que hay miles de chicas más lindas y talentosas que yo; así que me siento bendecida y trato de estar en eje para entenderlo en cada momento. Lo que intento todo el tiempo es no descuidar el rol de mamá.
-¿Te ayudan?
-Sí, por suerte tengo dos personas que me ayudan, más mi suegra y mi mamá. ¡Y “Meme”! que tiene su boliche (N. de la R: “Meme” Bouquet su pareja DJ y dueño del boliche Afrika) a cinco cuadras de mi casa entonces puede estar súper presente. Me siento acompañada y tranquila.
-¿Qué actividades compartís con Mila?
-Aunque esté agotada, trato de llevarla al jardín, vamos a la plaza o si no me acompaña a trabajar. Visitar a sus primos es un planazo. El fin de semana armamos programas para ella. Los abuelos tienen campo y vamos muy seguido para allá, aunque tenga que hacer varios kilómetros para volver al teatro.
-¿Qué hacés cuando tenés un minuto libre?
-¡No tengo! Disfruto mucho de andar en auto. Me gusta estar sola, con música y pensando. Ese es hoy mi espacio, en otro momento de mi vida disfrutaba estar en mi departamento ordenando, pero ya no puedo hacerlo.
-¿Cómo sos como mamá?
-Relajada. Mila de todas maneras es una genia. Me considero muy poco obesiva, bastante libre… La dejo ser todo el tiempo. Valoro que disfrute y que sea desarraiga a pesar de ser padres súper presentes. Está acostumbrada a vernos trabajar, yo empecé en el Bailando… a los 8 meses, así que la tiene re clara y nos hace la vida bastante fácil.
-¿Te cambió la maternidad?
-¡Muchísimo! Todo lo que escuchaba que decían otras madres se hizo realidad. Las frases hechas son verdaderas: cambiaron mis prioridades, me siento más segura, etc… Existe una transformación como mujer que lleva su tiempo, quizá meses dependiendo del proceso de cada una, y consiste en crecer y ganar una seguridad impresionante en todos los aspectos, en el trabajo, en mi casa, como mujer… Todo lo que leía en las revistas fue así.
-¿En qué se parece Mila a vos?
-Es un personaje, es extrovertida, tiene su costado actoral súper desarrollado y una energía tremenda. En eso nos parecemos. Tiene el carisma de “Meme” y la costumbre de ser noctámbula, jamás se duerme a las 21, siempre a la medianoche o a la 1 y al otro día se despierta a las 9.

“Como madre me considero muy poco obesiva, bastante libre… La dejo ser todo el tiempo. Valoro que disfrute y que sea desarraigada a pesar de ser papás súper presentes”.

-¿Qué te preocupa de la crianza de Mila?
-Justo estoy en un momento clave: viendo en qué colegio la voy a inscribir y trato de ponerle mucha energía a eso, porque al margen de la familia siento que ella va a estar mucho tiempo en la escuela y es importante que se sienta cómoda y yo conforme con los valores que le trasmitan. No quiero un jardín súper estructurado para Mila, porque eso no nos identifica ni a mí ni a “Meme”, quiero una institución que le den plena libertad y que se concentren en el desarrollo de su personalidad y del costado más humano del niño.
-¿Tenés grupo de amigas madres que se consultan de todo todo el tiempo? ¿La “China” Suárez, por ejemplo?
-Sí, soy muy amiga de ella, pero tengo un grupo de WhatsApp con las ocho chicas que hicimos el curso de preparto que funciona increíble. Ese es mi gran canal de comunicación. Nos contamos de todo a cualquier hora, nos juntamos con los chicos y charlamos de cualquier cosa. Es una columna importante para mí.
-¿Y para la pareja? ¿hay tiempo?
-Bueno, es un tema difícil. Hay que detenerse a pensarlo porque entre la rutina, el trabajo y Mila es muy común que te pase todo por encima. El trabaja de noche, yo de día y de noche, entonces muchas veces la pregunta es, ¿cuándo nos vemos? Hay que tomarse tiempo y organizar encuentros especiales.
-¿Repercutió en la pareja?
-Hay momentos de pequeñas crisis, pero hay que parar la pelota y ponerse las pilas. Ocuparse es la clave.
-¿Cómo te llevás con la moda y Mila?
-La semana pasada decidió por primera vez lo que quería ponerse, y quedé en shock. Encima se puso el traje de Frozen y cantaba por la calle Libre soy (risas). No puedo creer que ya con 2 años tenga poder de decisión. Me gusta vestirla y que esté linda, pero ya me agarro la cabeza de cómo va a ser. El otro día íbamos a lo de sus primos, pero ella quiso ir a la plaza, llamé a mi cuñada y le dije que no iba porque Mila no quería. Y me quedé pensando: ¡ya está manejando mi vida!
-¿Te enfrenta a esas incapacidades?
-Sí, pero lo que sucede es que -seguro le pasa a muchas mamás- cuando trabajás mucho y ves poco a tu hija no te da ganas de ponerle límites y retarla todo el tiempo. Siento que la educación pasa también por otro lado, no hay una regla y cada mamá hace lo que puede. Yo hoy elijo ser así y darle plena libertad. Hoy me pasa eso, no sé cómo será en el futuro.
-¿Cómo es “Meme” como papá?
-Genial, súper espíritu libre, gracioso, divertido… Mila está en la etapa que sólo lo quiere estar con él, me echa cuando están juntos. El Edipo apareció de un día para el otro. Me parte el corazón, pero me lo banco.
-¿Te imaginás con muchos más hijos?
-No sé si muchos más, me encanta el rol de madre, pero no descuido mi rol de mujer y mamá trabajadora. Soy enérgica y el trabajo me potencia y me hace bien. Obviamente quiero tener más bebés, quizá uno o dos más, pero hasta ahí. Está bueno tenerlos y hacerme responsables de ellos, no quiero tener cinco y que otra persona se ocupe de ellos.

Edición Nro:

 

 

Un pensamiento en ““Todas las frases hechas sobre la maternidad, ¡son reales!””

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *