Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

El dormitorio principal se desarrolló a partir del amarillo pedido por la propietaria. “Para las cortinas romanas usamos un género super traslucido y distinguido. Los cuadros laterales con su verticalidad sectorizan el espacio de la cama sin tener un respaldo de cama”, afirma.

Imagen anterior
Imagen siguiente
Vivienda y taller, el equilibrio justo
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *