Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

28/10/2017

Rochi Igarzabal: “Me reconcilié con mi imagen”

Por Pablo Steinmann l La ex Teen Angel habla de todo lo que sucedió a partir de su distanciamiento del medio, al que acaba de volver tras una larga experiencia en México, donde cantó a la gorra, encontró el amor y se convirtió en madre.

Fue una mezcla de hartazgo y ahogo con su habitual necesidad de cambiar, de buscar aire nuevo en un destino donde su cara sólo represente anonimato. “Lo que pasa es que antes hacía viajes más cortos para desconectarme, pero de repente me vi a mi misma viviendo casi dos años en lugares donde prácticamente no me conocía nadie. Y me di cuenta de que así era feliz”, recuerda hoy Rocío “Rochi” Igarzabal, la ex integrante de Teen Angels (entró en reemplazo de “La China” Suárez) que en 2015 decidió alejarse por tiempo indefinido de la tevé. Y de Buenos Aires. México fue su destino elegido, más específicamente Playa del Carmen, adonde empezó gestar su nueva vida.
“Estaba atravesando un momento de búsqueda muy profundo y si seguía en la vorágine de la exposición no iba a poder completar ese camino de introspección y autoconocimiento”, recuerda a la vez que admite que su propia imagen también formaba parte de una insatisfacción algo difícil de entender para el resto de la gente. “Muchos caen en esa falsa ilusión de ver al ‘famoso’ como alguien especial y nada que ver. En definitiva todos somos especiales, hay que lograr entender eso. Fue así, de hecho, como me reconcilié con mi imagen”, rememora esta joven belleza que admite haber sufrido varios desordenes alimenticios durante esa crisis de confianza. “Me veía gorda y fea en las fotos, pero hoy entiendo que era un problema más profundo y que la belleza pasa por una cuestión de salud y por un auténtico bienestar conmigo misma”.

“Jamás me teñí. Si bien tuve la tentación de hacerlo algunas veces, siempre terminé sintiendo que para una mujer no hay nada mejor que su color de pelo natural”.

Fue en un hostel, muy frecuentado por argentinos, donde se cruzó por primera vez a Milton Cámara, el joven porteño que animaba con su guitarra las noches el lugar. “En el mismo momento que lo vi, sentí que nos conocíamos de mucho antes y que de verdad éramos el uno para el otro. Fue algo mágico”, recuerda. Junto a él, la joven comenzó a recorrer hostels, bares y playas cantando a la gorra, por hospedaje o dinero. “Se ve que tan equivocada no estaba en mi sensación inicial porque al mes de conocernos ya estábamos conviviendo y desde entonces, no hemos tenido ni un sólo cortocircuito”, comenta.
Y eso que la pareja no anduvo corta de cimbronazos. En primer lugar, la noticia del embarazo de Rochi, algo que llegó de manera casi inesperada (y madrugadora) en la quietud de la playa de Tulúm. “Me desperté y sentí que estaba embarazada -rememora Rochi- Milton no entendía nada pero yo me quedé en vela esperando a que abra la farmacia del pueblo para poder comprarme el test”.
Que, por supuesto, dio positivo y trajo muchísimos cambios más, como el regreso de la pareja a Buenos Aires. “Milton vino a los dos meses de mi vuelta y ahí le agarró una especie de pánico de qué hacer ya que venía viajando de manera casi errante desde 2012. Terminó como encargado en un local de sushi, que si bien estaba buenísimo porque siempre me traía todo tipo de piezas y variedades, en el fondo no era lo que él quería hacer. Un día lo senté y le dije: ‘¡Renunciá!, es mejor que nuestra hija nos vea felices antes que insatisfechos”, rememora la cantante.
Y así fue que llegaron a una irrevocable conclusión: unirse en un proyecto musical, propio e independiente. “Invertimos todos nuestros ahorros en este sueño, pero porque realmente lo sentimos así”, comenta la feliz madre de Lupe (no Guadalupe), la pequeña que ya cuenta un año y cuatro meses y que prácticamente llegó con un disco bajo el brazo. Titulado Entre los árboles, el álbum marca el debut solista de “Rochi”, contiene temas compuestos por ambos y tendrá su primera presentación en sociedad el próximo 16 de noviembre en La Trastienda.
“¿Muchos cambios, ¿no?”, pregunta Rochi al aire y ríe, antes de completar: “Es parte de mi esencia, soy un ser cambiante y ya me amigué a full con esa idea”. Sin embargo, confiesa que en sus looks domina más la continuidad que el rupturismo. “Jamás me teñí, por ejemplo. Si bien tuve la tentación de hacerlo algunas veces, siempre terminé sintiendo que para una mujer no hay nada mejor que su color natural de pelo. Mi estilo en general se acerca a lo hippie o bohemio, aunque en este último tiempo abandoné bastante los colores y las estampas. Digamos que me hice más clásica”, dice y agrega que los tatuajes son parte indisoluble de su imagen. “Ya perdí la cuenta de cuántos tengo, debo andar por los ocho o nueve. Tengo tatuadas desde frases como Jai Guru Dev (un mantra indio) a dibujos míos y de otros que me enamoraron completamente. Por suerte todavía no me arrepentí de ninguno”.
Con soltura, dice que durante el embarazo engordó “lo normal”, unos 14 kilos que al poquísimo tiempo bajó gracias a la lactancia. “Siempre fui fanática del deporte, me gusta correr y caminar y la verdad es que las dietas son parte del pasado. Es más, a partir de embarazo volví a incorporar la carne a mi vida. Fui vegetariana durante casi ocho años, pero de repente me vinieron unas ganas tremendas de comer las milanesas de pollo de mi mamá. Y así lo hice. De lo único que soy devota hoy en día es de la alimentación saludable y del disfrute sin culpa”, concluye.

 

Tips de Rochi

> Pelo: “Uso baño de crema en lugar de acondicionador. Y trato de mantener al mínimo los maltratos de la planchita o el secador”.

> Piel: “Indispensable el aceite de coco. Lo uso al salir de la ducha y también para desmaquillarme. En casa tenemos un planta de aloe vera y cada tanto le corto una hoja, la dejo en el congelador y después me la paso por el rostro. La limpieza facial es una de mis rutinas de acero. Me lavo la cara con jabón neutro todas las noches y mañanas”.

> Dietas: “No a las dietas. Sí a la alimentación saludable”.

> Gimnasia: “Amo correr, pero siempre al aire libre, y ¡el yoga! (empecé con el embarazo y no lo abandono más)”.

> Cirugías: “No tengo y tampoco me haría. Poner en riesgo la vida por algo estético me parece absurdo”.

Edición Nro:

 

 

Un pensamiento en “Rochi Igarzabal: “Me reconcilié con mi imagen””

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *