Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

29/11/2017

Conocé qué hace una experta en foodstyling

Por Andrea Arbelaiz l Detallista como pocas, la foodstylist Marcela Lovegrove, con larga trayectoria en publicidades gastronómicas, revela secretos para presentación impecable.

Cuando describe su trabajo Marcela Lovegrove usa muchos adjetivos, pero todos de alguna manera son sinónimos de detallismo. Se define como perfeccionista y exigente, pero quien contempla las imágenes que resultan de su trabajo, bien podría agregar que el motor propulsor de esta foodstyling es la pasión. Basta con un vistazo sobre su estudio (por cierto repleto de vajilla de todo tipo y color cuidadosamente organizada) y sus archivos fotográficos construidos tras 35 años de carrera para confirmarlo.
Aunque empezó por casualidad tras una prueba piloto que le pidieron de emergencia en la empresa láctea en la que trabajaba, (era asistente de Marketing) muy rápidamente su camino se abrió hacia otro horizonte y sus estudios de Tecnología en Alimentos quedaron en el pasado. “Cuando empecé los platos se hacían dibujados. No había nadie que hiciera este oficio. Vengo de una familia anglogermana en la que la cocina es muy importante, por lo cual cuando me preguntaron si sabía cocinar para unas fotos dije: por supuesto que si. El no, no existía en mi vocabulario. Así que lo hice y al poco tiempo sentí fascinación por este mundo”, rememora esta emprendedora que por su intachable carrera fue convocada por el canal El Gourmet para hacer un programa desconstracturado pero muy cuidado estéticamente.
“Cuando me lo propusieron dudé. Pero después lo pensé bien y dije: por qué no. Siempre estuve del otro lado de la cámara, sería bueno cruzar esa línea y aquí estoy”, cuenta sonriente y feliz por la decisión.

“Mi madre tenia un don en las manos. Todo lo hacía bien y cocinaba rico. Yo no soy chef, pero al igual que ella le pongo amor a esto que hago. Todas las mujeres del clan cocinamos con gracia”

Su programa, que ya encara las grabaciones de la segunda temporada, se llama Recetas de familia y lo que busca es darle al televidente opciones de comida casera y fácil de hacer.
“Mi madre tenia un don en las manos. Todo lo hacía bien y cocinaba rico. Hacía platos bien sabrosos en los que se le rendía culto a la buena mesa y al placer de compartirla. Yo no soy chef, pero al igual que ella le pongo amor a esto que hago. Todas las mujeres del clan cocinamos con gracia”, detalla. Trabajó –y aún hoy es solicitada- para renombradas multinacionales de alimentos y durante más de una década su tiempo estaba repartido en cientos de filmaciones comerciales. Rápidamente a su mente acude un recuerdo: “hubo un aviso de hamburguesa que se filmó de noche en el centro porteño con Kim Cattrall como protagonista. Lo hicimos de madrugada y mi deber era hacer que ese medallón de carne quedara delicioso, que todos quisieran comerla cuando lo tomaba la cámara”.
Los desafíos a los que la enfrentó el cine la convirtieron en una genuina investigadora y autodidacta, al punto tal que lo que no sabia, debía inventarlo. “Una vez un director me dijo: los poros del pavo dan muy grandes ¡Achicalos! Me quedé helada por un rato –confiesa- Pero pronto me activé y empecé a probar. Con un pincel de tres pelos, gelatina y mucha paciencia. Lo hice”. Pocos conocen la diferencia entre cocinar rico y hacer que un alimento se vea rico. “Por eso en esta etapa de mi vida decidí compartir lo que sé desde mi escuela con aquel que desee continuar con este apasionante oficio”, concluye la mujer responsable de cientos de publicidades que vemos a diario y que más de una vez nos han hecho agua la boca.

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *