Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

06/12/2017

Louta: El performer revelación de la escena musical

Por Fernando Gomez Dossena l Con una estética vintage muy marcada este performer de 23 años revolucionó la escena con sus shows que son casi puestas teatrales.

Su primer recuerdo vinculado a la música es confuso, pero tiene que ver con melodías fuertes que lo aturdían y que no entendía, pero lo transportaban a una experiencia sensorial diferente, casi mágica. Y así, sin quererlo nació su vocación por la música. Jaime James es hijo de Diqui James (creador de la agrupación Fuerza Bruta) y de la prestigiosa coreógrafa Ana Frenkel. Claramente esa fue otra fuente de inspiración vocacional para animarse a lo artístico. “Obviamente mis viejos fueron una influencia importante, pero más que nada fueron mi escuela y aprendí de su forma de trabajar, no tanto sobre el contenido de sus espectáculos”, cuenta Louta vestido de civil, ya que cuando se “monta” como performer usa siempre el mismo outfit: un pantalón gris de vestir, una chomba celeste clásica, zapatos negros y pelo engominado.

“Me gusta tener una estética definida, pero para crear indefinición e intriga. Lo atemporal es más inspirador”.

“Soy como Homero Simpson, siempre estoy vestido igual”, aclara entre risas.
La historia de Louta empezó en noviembre de 2016 cuando subió en Spotify un “disco” con 8 temas, Youtube le dio también una mano y así a partir de las nuevas plataformas fue instalándose en el circuito de recitales en salas más alternativas pero importantes como Niceto o El Teatro. En la última edición de Bafweek hizo tres temas luego del desfile de la marca Nous Etudions y la semana que viene se presentará en el Margarita Xirgu, en San Telmo. En sus espectáculos no habla, sólo canta y tiene una escenografía particular. “La estética está muy pensada, tiene reminiscencias de los años 50, que me gustan mucho, y tienen una simbología muy potente. Era mejor usar sobre el escenario un sillón y lámpara de esa época que muebles actuales. Esos objetos brindan un allure poético. Me gusta tener una estética definida, pero más que nada para crear indefinición e intriga. Lo atemporal es siempre más inspirador”, explica y agrega sobre su rol frente al público: “Soy una especie de performer, enmarcado en un recital de música, el evento artístico en sí es parte de la propuesta. No sé si soy un músico, soy más bien un proyecto musical, quiero que Louta sea un emprendimiento multiplataforma. Me interesa desde tocar en la calle, subir videos en Instagram hasta estar en la apertura de un Mundial de fútbol”.
La denominación Louta no tienen ningún significado específico, sino que fue una denominación creada para el proyecto. “El nombre es abstracto, como si fuera Nike. Me apasiona lo fuerte que son las marcas. Funcionan como etiquetas enormes y eso quise replicar al momento de bautizarme. Louta suena fuerte, potente y tiene personalidad”, cuenta el artista que admira al escritor japonés Haruki Murakami y a la banda Gorillaz. Para culminar, y a pesar de la imagen que muestra en las redes sociales (@louta.louta) y sus performances, sentencia: “No quiero mostrarme como sagrado e intocable, por eso me gusta dar entrevistas, para mostrar que soy un tipo normal. El ser humano tiene la capacidad de entregarse a lo fantasioso y artístico muy rápidamente, entonces la clave no es jugar todo el tiempo al personaje, sino poder llevarlo al fanático al mundo fantástico en un segundo y que crea, sólo por ese instante, que Louta es el pibe atemporal con chomba celestita”.

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *