Luz

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

28/01/2018

Rodrigo De la Serna: “Mi militancia es cultural”

Por Pablo Steinmann | El actor se reparte entre su banda, El Yotivenco, la actuación, su hija y ahora también, su nueva pareja, una joven rosarina de 22 años. Acá habla de sus elecciones, del paso del tiempo y de la situación política del país.

Estamos en San Telmo, en un hotel construído sobre un antiguo conventillo y el lugar le arranca más de una sonrisa a Rodrigo de la Serna, el actor y -cada vez más- músico que incluso utilizó una imagen como la que ahora tiene frente a sus ojos para bautizar a su banda, El Yotivenco (conventillo al revés, y con la y bien porteña). Conformada por cuatro “cuerdas” (tres guitarras y un guitarrón) y la voz cantante de nuestro entrevistado.
En breve Rodrigo volverá a su faceta más conocida, la actuación, de la mano de un esperadísimo unitario: El lobista, ficción que vuelve a unir a Pol-ka con TNT y Cablevisión (tal cual sucedió con El Maestro el año pasado) y que tendrá un elenco muy atractivo: Leticia Brédice, Julieta Nair Calvo y él (como gran protagonista).

-Alguna vez te escuché decir que en tu infancia se gestó tu amor por la música criolla. ¿Dónde te criaste?
-En el Bajo Belgrano, un barrio que cambió mucho con los años. Dramáticamente… No soy un nostálgico acérrimo de pensar que todo tiempo pasado fue mejor pero es indudable que Belgrano fue perdiendo su identidad a mano de negocios, torres…

-¿Cómo recordás aquellos años?
-Con mucho cariño. Con calles empedradas, casas bajas… Yo vivía en uno de los pocos edificios que había en la zona, en la esquina de Migueletes y José Hernández. Me acuerdo que muy cerca había studs de caballos y se los veía pasar por la calle cada tanto. Y muchos personajes, que hoy seguramente ya no están.

-¿Nunca padeciste esa nostalgia?
-No. Puede ser que a veces sea un poco melanco pero nada fuera de lo común. El presente es lo mejor que hay, soy un activista de esa premisa.

-Hablando del presente, este año tu hija Miranda terminará el secundario…
-Así es. Y ya es una actriz con todas las letras. En algún momento pensé, “pobre chica, con estos padres (Érica Rivas y él), no conoce otras opciones…”, pero después entendí que era una decisión muy meditada y sentida. Y que está estudiando y formándose todo el tiempo para eso.

-Te acompañó en varios proyectos ya…
-Más bien diría que yo la acompañé a ella… Hace poco hizo una película con su madre, Brujas, en la que tiene un rol muy relevante. Cuando todavía éramos pareja con Érica filmamos los tres antes del estreno, una experiencia muy linda. Mi hija es una gran actriz.

-¿Cómo conviven en vos el actor y el cantante? ¿Se pelean?
-No, al contrario, se complementan. El actor, además, le presta mucho al cantante de tangos y milongas. En definitiva se trata de eso, de interpretar una letra, un texto.

-Sos inquieto por naturaleza, ¿verdad?
-Sí, y soy consciente de que nuestro espectáculo musical va a contramano de la industria cultural actual. Pero ahí vamos, porque siempre hay que soñar lo imposible y porque estoy seguro de que muchos pueden conmoverse tanto como yo con el Polaco (Goyeneche) o con (Alfredo) Zitarrosa… La música rioplatense es un tesoro muy importante, un patrimonio de todos.

“Esta cosa de endeudarse a cien años, encarar una nueva flexibilización laboral…. Son políticas que ya vivimos en los 90, con Menem”

-¿Qué cosas te conmueven fuera de estas esferas?
-Muchas cosas. Desde el mate a la mañana, hasta un viaje. Siempre aprendo mucho cuando estoy de viaje. De mí mismo y de la vida.

-¿Cómo vivís la actual situación política del país?
-Me tiene muy preocupado. Esta cosa de endeudarse a cien años, de encarar una nueva flexibilización laboral…. Son políticas que ya vivimos en los 90, con Menem. Me parece que le va a traer muchos problemas a nuestro país. La verdad es esa, no vislumbro un futuro pacífico inmediato.

-Sabés que muchos te acusarán de K por decir eso…
-Sí, por supuesto. Y lo loco es que no estoy afiliado a ningún partido político. Nunca lo estuve. Mi militancia, en todo caso, es cultural. Tengo mi ideología política pero mi forma de expresarla en a través del arte, de esta música, del teatro…

-Con Rodríguez Larreta te cruzaste hace unos meses en el programa de Mirtha Legrand…
-Sí, y me quedé con ganas de decir muchas cosas pero sentí que no correspondía. Básicamente hablé del área que más conozco, el teatro independiente, donde sé fehacientemente el impacto negativo que han tenido las subas de tarifas de estos últimos tiempos. De esta manera estamos condenando a la extinción a las vanguardias, a la gente que más experimenta…

-En tu repertorio de canciones solés incluír El conventillo, de Edmundo Rivero, que dice “Hoy que estoy en los 40, en el debe de la vida…”. ¿Cómo te llevás con esa década?
-Lo que pasa es que aquellos 40 serían como los 70 de hoy, ponele… (ríe). La verdad es que me siento muy bien, muy feliz a mis 41, con ganas de encarar proyectos nuevos todo el tiempo. Y si miro atrás también me gusta mucho lo que encuentro, siento que he vivido muchas cosas, y todas muy bien vividas. No me arrepiento de casi nada.

-¿De casi nada…?
-Bueno, en realidad digo eso para cubrirme, para que no me digan que me creo el Dalai Lama… (ríe).

-¿Y estos 41 también te encuentran nuevamente enamorado?
-De mi vida privada no hablo. Nunca lo hice ni lo haré.

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.